La práctica de carreras de obstáculos llevó a Ornella Medina a descubrir una de sus grandes pasiones: correr

Hay quienes tienen muy claro sus gustos, pasiones y hobbies en la vida; sin embargo, para otros el definirlos resulta un proceso que puede llevarlos por muchos caminos, aunque invariablemente terminan llevándolos a su destino final.

La historia de Ornella Medina es justo así, ya que comenzó practicando carreras de obstáculos y, como ella misma lo confiesa, “no me encantaba correr, me dolían las rodillas, pero empecé a agarrarle el gusto y terminé corriendo maratones”.

Dentro de los corredores pueden variar mucho los gustos o las razones por los cuales disfrutan la práctica de este deporte, y para Ornella la competencia fue un punto importante en su enamoramiento a correr.

“Es más bien una competencia con uno mismo, con tu tiempo anterior o el cómo corriste un día antes. Ya si estás en un equipo, tienes la posibilidad de compararte con otros atletas y decir: ‘Si él puede, yo también’”, explica. “Además, comienzan a intervenir otros factores, como la alimentación y el descanso, y todas esas cositas que te ayudan a ser mejor”.

Para ser un atleta destacado o simplemente cumplir los objetivos que te vas planteando, es necesario una gran dedicación. El running no es la excepción; desde madrugar para los entrenamientos y cuidar la alimentación hasta tener el descanso apropiado, entre otras muchas elecciones que debes tomar para llegar a lo que te propones.

 

 

Ornella tiene muy claro que se deben hacer muchos sacrificios; sin embargo, comenta: “La sensación de satisfacción al cruzar una meta hace que todo valga la pena. Puedes terminar un maratón pensando que te duele hasta la última fibra del cuerpo, que no lo volverás a hacer, pero al llegar a la meta solo piensas en que quieres repetirlo”.

Todo lo que uno realiza conlleva un aprendizaje, cuestión que en la vida deportiva Ornella tiene muy claro y valora, ya que correr le ha enseñado “que hay que ser paciente, perseverante y que las cosas no se construyen de un día para otro”, enfatiza.

Ella sabe bien que correr es como meditar, ya que debes aprender a estar solo con tus pensamientos, atreverte a escucharte y darte la oportunidad de ver qué sale, y está segura de que es una de las razones por las que a la gente le cuesta trabajo correr más de cinco kilómetros. “Hay cosas buenas y malas que verás de ti, pero es parte del proceso meditativo en el cual entras al correr”.

¿Por qué volverías a correr y vivir todo lo que has pasado para llegar hasta donde estás?

“Porque me enamora el proceso, más allá del maratón, todo lo que conlleva, cuidarte, la disciplina, los amigos con que entreno diario, conocer lugares… Es enamorarte del proceso”.

Además de todas las enseñanzas y el estilo de vida que le ha dado el correr, Ornella no duda en recomendar hacerlo por la salud, las endorfinas que generas y la felicidad que, como a ella, puede brindarte el ponerte unos tenis y salir a correr.

 

Ornella esta usando los leggins de compresión ICE X 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *