Tecnología de compresión es el título que se le da a las prendas tejidas con fibras elásticas. Como el nombre lo indica, la ropa es muy apretada, ya que la idea es que comprima los músculos para mantenerlos contenidos y así prevenir lesiones, mejorando la circulación al comprimir la sangre y promover su movimiento hacia el corazón.

 

Aunado a los beneficios que ya mencionamos, la tecnología de compresión que usamos brinda beneficios de rendimiento, control de humedad, soporte y comodidad.

Además de las famosas mangas y calcetas de compresión, contamos con leggins, shorts, tops y bras, que permiten que nuestra tecnología sea aprovechada al máximo en todo el cuerpo. Nuestro mayor diferenciador y beneficio es que contamos con compresión gradual, la cual se ajusta a la parte del cuerpo potenciando el rendimiento y, dependiendo la zona, protegiendo músculos y articulaciones.

 

 

¿La compresión ayuda después del entrenamiento?

La compresión siempre ha sido parte del tratamiento de lesiones como esguinces, ya que acelera la reparación del tejido muscular. Y muchos atletas presumen usar ropa de compresión después de entrenar o jugar.

 

Aquí está la cuestión: Algunos estudios recientes han indicado que, para obtener el beneficio completo de la reparación, se deben usar pantalones de compresión durante horas. Además, sabemos que la tecnología de compresión elimina el ácido láctico de los músculos, lo que ayuda con el dolor. Y usarla durante el entrenamiento puede contribuir a sentirnos mejor después.

 

¿Mejora el rendimiento?

El equipo de compresión promete aumentar la circulación, disminuir el dolor e incluso prevenir lesiones.

Una investigación de 2016 concluyó que la ropa de compresión podría mejorar la resistencia, extendiendo el tiempo hasta el agotamiento en los corredores al aumentar la economía muscular. Además, ayuda con la biomecánica y a reclutar el músculo de manera adecuada para lograr un movimiento más sincronizado.

A raíz de los nuevos tipos de ejercicio como el crossfit, las carreras de obstáculos, etcétera, surgió la necesidad de usar ropa deportiva cómoda, que sea lo suficientemente elástica para permitir los movimientos que estas técnicas requieren. Nosotros cubrimos esa necesidad.

 

Así que, si eres atleta o te recuperas de alguna lesión, ¡qué estás esperando para ir por tu ropa de compresión!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *