El cuerpo depende del agua para sobrevivir, ya que la utiliza para mantener su temperatura, eliminar desechos y lubricar las articulaciones. En promedio, nuestro organismo se compone aproximadamente de 65% de agua.

El cuerpo pierde diariamente alrededor de dos litros de agua por medio de la orina, el sudor y hasta la respiración. Por ello, el líquido que se elimina cada 24 horas debe ser restituido para mantener al organismo bien hidratado.

Mientras que se nos ha repetido constantemente que el organismo necesita dos litros de agua al día en promedio, las personas en realidad requieren diferentes cantidades del líquido vital para mantenerse hidratadas; es decir, a mayor masa muscular y peso, más agua para estar bien hidratado.

Nuestra recomendación es que mantengas una dieta con agua natural, ya que otras bebidas, que igual pueden aportar agua como jugos, café y leche, pueden añadir calorías extra por el azúcar que contienen.

¡Que el dolor no te frene!

Las bebidas para deportistas son útiles si te ejercitas a niveles altos por más de una hora. Estos líquidos, por lo general, contienen hidratos de carbono y electrolitos que aumentan la energía. Esto ayuda al cuerpo a absorber agua; sin embargo, algunas bebidas deportivas tienen muchas calorías por el azúcar agregado. También pueden contener altos niveles de sodio (sal), así que cuida el tamaño de la porción o diluye con agua.

Hay veces que nuestro cuerpo confunde el hambre con la sed, así que cuando sientas hambre toma agua. No podrás satisfacer el apetito verdadero bebiendo líquidos, así que inmediatamente sabrás si lo que tenías era sed o no. Beber agua también contribuye a un plan de pérdida de peso saludable, ¡así que es doble ganancia!

 

¡Además, tomar agua tiene muchas ventajas!

  • Mantiene la piel flexible y llena de vitalidad.
  • Las actividades físicas se vuelven más fáciles al estar hidratado, ya que de lo contrario el corazón debe trabajar más para bombear la sangre.
  • Los músculos y las articulaciones trabajan en mejor forma, pues el agua hidrata las articulaciones.
  • Elimina las toxinas del cuerpo, previene infecciones del tracto urinario y cálculos en los riñones, y filtra los desechos de la sangre.
  • Previene la sequedad de la boca y mantiene la garganta y los labios humectados, evitando tener un mal aliento.

Uno de los indicadores de que no estás hidratado puede ser el color de la orina. Si suele ser incolora o amarilla claro, entonces estás bien hidratado. Si es de tono amarillo oscuro, indica deshidratación; igualmente, si cuando vas al baño orinas poco o nada, si hay sequedad en la boca, si sientes mareos o fatiga y si lloras sin lágrimas.

 

Aquí te damos algunos tips para mantenerte hidratado:

  • Lleva una botella de agua contigo durante el día. Ten en cuenta al medio ambiente y reutiliza el envase.
  • Si no te gusta el sabor del agua natural, añade una rodaja de limón o naranja.
  • Bebe agua antes, durante y después de un entrenamiento.
  • Toma agua en horarios fijos; al despertar, en el desayuno, comida y cena, y cuando te vas a dormir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *